Municipalidades estáticas

Publicado por eloccidente En febrero - 10 - 2010

Cada cuatro años los miembros electos a los concejos municipales llegan con nuevas ideas y proyectos, en unos casos con compromisos adquiridos en campaña; y en otros, con planes que terminan engavetados.

Lo lamentable es, que una vez en el poder, el sistema burocrático los envuelve, se pierde la perspectiva original y por eso, no es casual, que en cada sesión sus miembros se aferran en discusiones que por lo general no llegan a nada. Tiempo y recursos económicos perdidos… Quienes los justifican aluden al principio democrático de discernir. Democracia o no, al final la factura la pagan los contribuyentes.

En dos años de haber sido elegidos las dudas y cuestionamientos surgen por parte de la población. Ejemplos de esto son: deterioro de las calles del centro de San Ramón, dudas sobre la eficiencia del Alcalde de Grecia, pésimo estado de caminos vecinales, ineficiencia en la recolección de basura, proyectos habitaciones para las familias pobres engavetados y deficiencia administrativa son sólo algunos de los temas que preocupan a los habitantes de toda la región de Occidente.

Sin duda, a los pobladores les cuesta creer que los proyectos necesarios para el desarrollo se dilaten. En nuestro criterio, es necesario revisar los planes de trabajo, las metas y el cronograma de ejecución de obras. Un sistema de trabajo con metas claras, bien diseñadas compromete a los ayuntamientos y a los alcaldes a la hora de rendir cuentas. De todos es claro, que una mala decisión es hablar de proyectos que no tengan contenido económico y disposición para llevarlos a cabo. Y para continuar con los ejemplos, en Sarchí se prometió una radial que comunicaría la autopista. En San Ramón a los vecinos de Tejares y Calle Managua prometieron soluciones habitacionales; que el INA construiría un edificio en las inmediaciones de la autopista, en Naranjo aprovecharían el Cerro Espíritu Santo para construir un complejo turístico y en Zarcero y Grecia los sistema de conducción de agua potable serían remplazados. Por ahora, todas estas ideas, aunque sanas, se mantienen estáticas y más bien parece que retroceden.

Los casos mencionados son algunos de los retos que tienen los municipios y por ahora están a la espera de respuestas. Claro está, que la realización o no de proyectos, no sólo depende de los municipios, sino, de varias dependencias del Estado que tienen que dar sus aportes para la ejecución de las obras.

Por eso cuando se habla de descentralizar el Estado y dar más potestades a los ayuntamientos surgen muchas interrogantes, entre ellas: ¿que tan beneficioso es?
¿ están los funcionarios capacitados para asumir mayores compromisos? ¿ cuál puede ser el nivel de respuesta?

Sin pecar de alarmistas, creemos que los concejos tal y como están constituidos no cuentan con las herramientas para desempeñar más allá de lo que hoy hacen. Es decir, cobrar impuestos. Otra variante sería y talvez, la más oportuna, controlar los plazos para la ejecución de obras. De esta forma tendrían la obligación de ejecutarse las obras en el tiempo y el espacio fijado.

Resulta doloroso e incluso hasta penoso, plantear el tema de esta forma. Sin embargo, esto se convierte en una necesidad, luego de constatar que mucho de lo prometido en los municipios se queda en tinta y papel. Y si no es así, nos preguntamos ¿cuántas de ellas han podido resolver el problema de los desechos o cuántas han aprobado un plan regulador?, para citar dos casos más.

El sistema municipal como tal no funciona. Requiere de una reingeniería que lo haga dinámico, que las obras no dependan de colores y compromisos políticos partidistas. Pensar y actuar así talvez suene a idealista, en las actuales coyunturas políticas, económicas y sociales en que vivimos.

Creemos que no valen de nada las intenciones, si las acciones concretas no llegan. No es válido que cada cuatro años los aspirantes a ocupar una silla en los municipios se valgan de los micrófonos, de los medios de comunicación y de las mesas redondas para plantear soluciones ante las necesidades existentes, si pasados dos años no hay resultados sustanciales.

Popularity: 27% [?]

Los Comentarios están cerrados.