Hace 122 años Palmares fue declarado canton 7

Publicado por eloccidente En julio - 22 - 2010

Hace 122 años Palmares fue declarado cantón sétimo de la provincia de Alajuela
Con el propósito de celebrar una fecha especial en la vida histórica de Palmares y recordar a los ciudadanos que contribuyeron a su fundación y lucharon por el desarrollo de esta comunidad, el periódico El Occidente y la Municipalidad publican la siguiente recopilación histórica.

Primeros habitantes
Alexis Castro
El Occidente
Don José María Alfaro, quien más tarde sería Jefe de Estado y don Pedro Solís realizaron el primer denuncio de tierras en la zona en 1834. Además de Solís, un año después, llegan otros colonizadores provenientes de San Antonio de Belén entre los cuales estaban los señores Simón Ruiz, Lucas Elizondo, Manuel de Jesús y Cecilio Rodríguez, Pedro Vargas, Pío Villalobos y Buenaventura Vázquez.
El 30 de julio 1888, Palmares se convierte en el séptimo cantón dela provincia de Alajuela. En ese mismo año se realizó la primera sesión del Concejo de Palmares compuesto por los señores Pablo Rojas, presidente, Ricardo Fernández, vicepresidente, y Manuel Vargas, fiscal.

Al igual que en otros sitios del país, la primera ermita de Palmares fue de adobe con techo de teja de barro, construida en 1858, en un terreno que donó don Lucas Elizondo, pero lamentablemente con la inclemencia de la naturaleza sufrió cambios.
En este primer esfuerzo de la comunidad por contar con una ermita, se tuvo el apoyo de monseñor don Anselmo Llorente y Lafuente, primer obispo de Costa Rica en el año de 1866. Bajo su tutela se erigió la parroquia con advocación a San Anselmo. La construcción de la iglesia actual se inició en 1893 y se concluyó en 1914; obra de piedra labrada, con armadura y techo, se dedicó a nuestra señora de las Mercedes, actualmente es sufragánea de la diócesis de Alajuela de la provincia eclesiástica de Costa Rica.foto7

Al fondo se aprecia la primera ermita de Palmares, construida en 1858. A un lado se observa a un grupo de vecinos colocando las primeras piedras del nuevo templo.

A don Ventura Vázquez se le considera uno de los propulsores de la educación en Palmares. En su casa de habitación en 1861 se estableció la primera escuela del aquel poblado pujante que busca el desarrollo de las nuevas generaciones.
Donde se ubica hoy el Mercado Municipal llegaron los primeros alumnos a recibir clases. La escuela llevaba el nombre de Manuel Bernardo Gómez. Ya en 1958, el liceo de Palmares inició sus actividades poco tiempo después de haber llegado a la presidencia don José Figueres Ferrer.foto11
Primero fue la escuela y luego en este mismo edificio se estableció el colegio.

Agricultura
La historia cambió desde 1808: bajo la égida del gobernador Tomás de Acosta empezó a arraigarse en suelo costarricense el cultivo del café.
En esa época Palmares contaba con una agricultura de subsistencia y se estima que el café se introdujo en este sitio en 1870. Sin embargo, en el país el primer registro de esta plantación data de 1816. Al josefino Félix Velarde, se le reconoce como el primer sembrador. El primer cafetal estuvo 100 metros al norte de la Catedral Metropolitana, en el cruce de la Avenida Central y calle Cero.
Los gobiernos municipales fueron los primeros en incentivar este cultivo con políticas de entrega de plantas y concesión de tierras a quienes se interesaran en esta empresa. La municipalidad josefina, pionera en ese esfuerzo, fue pronto emulada por los cuerpos administrativos de otros asentamientos: Cartago y Tres Ríos, entre otros.
El tabaco también jugó un rol importante en la economía de Palmares. No obstante el café durante muchos años ha sido el principal sustento de muchas familias. En este esfuerzo, Coopepalmares ha jugado un papel muy importante desde su fundación en 1962.


La iglesia de Palmares

Por cualquier parte que se le mire es armoniosa: ni larga ni estrecha, ni alta ni mezquina. No abusaron los viejos de lo ornamental. Ni espigaron en lo barroco. Cada piedra fue colocada en su sitio y labrada en perfecta línea armoniosa.

He hablado con hombres viejos del pueblo que asistieron, unos a la inauguración de los trabajos y otros a su terminación. Algunos trabajaron allí. Y se maravilla uno pensando cómo es posible que de un pueblo sin tradición de arte ni de artesanía, como lo es el nuestro, pueda salir obra de tal magnitud y categoría. Porque no hay duda que aquellos picapedreros sabían su oficio. Y no hay duda que amaban su trabajo. De otra manera no se hubiera logrado este resultado. Los arcos y sobre todos las columnas de sillería parecen hechos de escultores europeos.

Los campesinos comenzaron por hacer un puente de piedra que facilitaría el acceso al tajo que iba a surtir el material de la Iglesia, en el sitio del río donde existía uno de hamaca. Y el puente, de sólida piedra, se sigue llamando por tradición y por costumbre, el Puente de de La Hamaca. Por ese puente nuevo, de recia contextura, pasaron las interminables caravanas de carretas que el Padre Chaverri y el genial Padre Gómez organizaron para el acarreo de la piedra.

Fui a la casa cural de Palmares en busca de datos y documentos. Me recibe y me sirve con mucha amistad y hospitalidad el Padre Oña. Me enseña un libro antiguo, una especie de diario que llevaba el Padre Gómez donde lo apuntaba todo y donde aparecen minuciosidades que valdría la pena escudriñar. La iglesia la comenzó el presbítero herediano don Esteban Echeverri en 1893. La terminó y fue el alma apasionada de esta romántica empresa el Presbítero don Manuel B. Gómez Salazar, de San José, quien entró a Palmares un domingo de Ramos de 1897. De este genial tico, (“genial” en todo, como hombre, como sacerdote, como constructor, como ingeniero, como arquitecto, como poeta, genial, sin eufemismo), valdría la pena que algún escritor nacional estudiara su vida maravillosa, dándole a conocer a sus paisanos como una ofrenda a él y como un estímulo a los demás.

La primera piedra la colocó un Obispo guatemalteco exilado de Barrios. No pude obtener el nombre del arquitecto. Supongo que en la Curia lo deben saber, y se debería hacer público, porque no hay duda que su templo es un acierto. La armadura de los techos, toda de acero, y las torres fueron diseño y cálculo del propio Padre Gómez Salazar.

Todos los elementos de construcción fueron locales. La única cosa que se trajo de San Ramón fue la cal. Estos datos y algunos que se siguen me los suministra otro abanderado entusiasta y dedicado en cuerpo y alma a la construcción de la casa de Dios: don Joaquín L. Sancho, quien fungió abnegadamente y por años como ecónomo. El me dice estas verdaderas y muy serias palabras: “La Iglesia de Palmares es una obra empezada, llevada a cabo y terminada con la ayuda de Dios, por hombres campesinos”.
Recuerda entre los picapedreros a Pastor Castro y a Elías Pacheco. Como albañiles a Matías Fernández, Mariano Molina y a Francisco Sagot. Las campanas se rajaron, pero se repusieron en 1884. Las fundieron Avelino García y un señor Martí. El maestro de obras por muchos años lo fue el palmareño Ricardo Fernández. El tajo cerca de Zaragoza que suministró la piedra de cantería (piedra suave, arenisca) era de Jesús Rodríguez y de Santos Sancho, gamonales del pueblo, que la regalaban, por supuesto. En el mismo tajo se labraba. El Padre Gómez desde el púlpito decía: “En este pueblo hay 50 carretas. Las necesito a todas para el domingo. Vamos por piedras”. Y el domingo bueyaba él mismo una yunta y habría la marcha. Y así con la arena y la cal y todo el material. Fue la labor de todo el pueblo. Un esfuerzo sostenido y conjunto de 35 años.

Como documento histórico y como documento humano vale la pena estudiar despacio el libro diario del Padre Gómez. Hay anotadas partidas por cuentas que ahora, cuando todo vale millones, nos parecerían por su humildad y pequeñez, quizá ridículas. Pero Gómez fue grande en lo pequeño y grande en los grande. Cuando se le presentaban problemas el Padre Gómez congregaba un cónclave de notables del pueblo. Hombres responsables, serios, reposados como castellanos viejos, que siempre resolvieron lo mejor.
En eso, una ley de extracción masónica en tiempos del presidente Próspero Fernández, prohíbe las procesiones en las calles. Tiene gracia. A un pueblo totalmente católico venirle con estas pueriles estridencias. Como si a los musulmanes algún jeike con deseos de notoriedad barata les prohibiera peregrinar a la Meca hacia la piedra sagrada del Profeta (¡Sean con él la plegaria y la paz¡).

LA NUEVA FUENTEOVEJUNA
Esta torpe anti popular y anti política medida fue miel sobre hojuelas para aquellos campesinos, que encontraron la manera, y muy pronto, de burlarse de la oficiosa pedantería oficial. Si antes trabajaban los hombres en la construcción del templo, ahora el pueblo entero. Las mujeres y los niños y los viejos emprendieron una cruzada ardorosa: construir alrededor de la iglesia y como espléndido altosano, una gigantesca acera de granito. En pocas semanas estuvo lista y fue en realidad el complemento del templo. Las procesiones discurrieron por ellas precedidas de la pólvora. Cerraban la marcha circundante las murgas, más estruendosas que nunca. El pueblo campesino de Palmares se burlaba del Gobierno. Sucedía algo parecido a lo de Fuenteovejuna: donde una consigna popular, según Lope, hizo irrisión de un Gobernante extralimitado.

Nadie pudo impedir que en terreno de la iglesia se organizaran y discurrieran procesiones: el campesino, sabio y burlón, se reía del marisabidillo petimetre de la ciudad. No hubo santo que no diera su paseadita por el altosano. Lento el paso, alegre, estruendoso y muy bien acompañado. Toda imagen resultó procesionable. Les entró “fiebre” a los canebos por la precesión. Y el Jefe Político, representante del Poder Ejecutivo llamado a cumplir la Ley mascaba su cabo de puro y veía pasar ¿Qué otra cosa podía hacer si, como él mismo decía, “todo transcurre dentro del marco de la ley?foto4
En la gráfica, se nota el antiguo parque y al fondo el templo.

OTRA VEZ EL PADRE GÖMEZ
Decir iglesia de Palmares es decir Padre Gómez. El se perpetuó con su iglesia. Se entregó en tal forma y con tal ardor a su trabajo, que su salud se vio seriamente amenazada y tuvo que venirse a San José. Mientras, otro cura le sustituyó. Y como toda escoba nueva, quiso lucirse enmendándole las páginas al antecesor. Debutó, creyendo hacer una gran gracia, mandando a repellar en claros morteros las paredes interiores del santuario. Y no paró ahí su temeridad, sino que ¡Vive Dios¡ cometió la herejía de repellar las columnas de sillería que dividen las naves y sustentan las techumbres. Desaparecieron los colores oscuros de la piedra y desapareció la inimitable pátina que el tiempo le iba acumulando.

En resumen, que ofendió tan gravemente la arquitectura interior, de piedras labradas y cortadas para lucir desnudas (tal y cual lucen las de París y Colonia y Santiago). El Padre Gómez cuando volvió convaleciente y vio lo hecho, se quedó un momento perplejo, mudo y sombrío. Luego, llevándose las manos a su pobre cabeza agotada, gritó con las fuerzas de su alma: “¿Qué han hecho de mi iglesia?”. Me dicen que por ello perdió la razón. Su esclarecida mente, demasiado vivaz, angustiosamente entró en las sombras densas y terribles de la insania.

EN PREVISIÓN DE ATENTADOS FUTUROS
Pienso que la Curia, formada necesariamente por gente culta y de las letras, debería tener más cuidado en lo que a conservación y construcción de iglesias se refiere. Hay cosas tradicionales con las que no se puede jugar. No se deben permitir modificaciones y enmiendas al simple talante del cura, que bien puede ser un ignorante de esos asuntos, pues no todos son, por desgracia para el país, un Padre Gómez, en arquitectura, ni un Padre Kern, en decoración. Además, si mañana por desgracia, cayéramos en un Gobierno comunista, como en Guatemala…, o como sucedió en la República española… no faltaría un Picasso o algún tipo de ese estilo que por celo partidarista, o por hacer el daño simplemente, arrasase con todo. Recuérdese lo que Picasso decía del Museo del Prado y lo que pretendía hacer con él. Y lo hubiera hecho, de no mediar algunas circunstancias bien conocidas, que le hicieron tomar un trotecillo muy regularcillo hacia Francia, donde puede “epatar” a los burgueses, que es lo que más le gusta, lo que mejor entiende, y lo que le produce.
Publicado: Por: Mario González Feo, Papel Impreso en 1975. Ministerio de Cultura.foto15
Esta fotografía corresponde a 1915.

foto8

Los campesinos comenzaron por hacer un puente de piedra que facilitaría el acceso al tajo que iba a surtir el material del templo. En el sitio había un puente de hamaca. Todavía hoy los lugareños lo llaman puente de hamaca.

foto13
Así lucía el pueblo de Palmares allá por 1915.

Por buen camino

Vida actual de Palmares

El desarrollo de una comunidad depende en alguna medida de las decisiones que competen al Estado. Un caso puntual es la concentración de la actividad económica y de los servicios públicos en la capital. Por eso una de las tareas pendientes es la descentralización del Estado, lo cual es considerado como un factor que desequilibra y afecta al desarrollo de una población. Esto obliga al gobierno local a incorporar al ciudadano en la solución a los problemas comunes.
Para potenciar las actividades productivas y realizar mejoras tangibles, la Municipalidad ha realizado obras importantes para alcanzar niveles aceptables de eficiencia en la gestión municipal.
Es así, que la Municipalidad Palmares y el ex diputado Luis Carlos Araya han enfocado parte de su esfuerzo a realizar obras concretas. Como ejemplo se citan los siguientes casos.pal
Edificio de la Municipalidad

Zonas verdes
Como parte de los cometidos de dar un mejor aspecto a la recta de Palmares y contribuir con el desarrollo eficiente y armónico de los centros urbanos, la Municipalidad de Palmares y la Asociación de Buenos Aires se dieron a la tarea mejorar las zonas verdes del casco central
Las obras tienen un costo de ?40 millones y forman parte de las acciones para establecer una política integral de recuperar los espacios públicos.zon
Aéreas verdes en Palmares.

Esfuerzos para mejorar aspectos urbanísticos

Con la construcción del bulevar, la remodelación de las torres del templo, el cambio de vías de este a oeste, y las mejoras en el parque con acceso a Internet, la Municipalidad dio un paso acertado para contribuir con el desarrollo eficiente y armónico del centro de la ciudad.
Estas acciones que ayudan a mejorar el aspecto urbano-ambiental y el desplazamiento de las personas de la casa al trabajo de forma segura, aprovechando las ventajas escénicas de los alrededores, convierten a Palmares en ciudad privilegiada.
Obras como estas, no solo embellecen, sino que son soluciones viables y prácticas que otros cantones de la zona deben iniciar para ir transformando las ciudades.
Los ayuntamientos deben valorar el crecimiento de las ciudades y proponer formas de mejorar aspectos vida de los ciudadanos…
El costo de las obras sobrepasan los ¢180 millones, sin tomar en cuenta la iluminación del parque y las mejoras en tendido eléctrico, realizadas por el ICE en la radial y la instalación del servicio gratuito de banda ancha en el parque.
Pie de foto: Con obras como estas se mejora el aspecto urbano-ambiental de la ciudad de Palmares.


Radial de Palmares luce nuevo sistema de iluminación

• 150 luminarias brindan seguridad y belleza al cantón alajuelense.
• Parque central cuenta con conexión inalámbrica gratuita para vecinos y visitantes.
Tres emblemáticos lugares del cantón de Palmares, cuentan con un nuevo sistema de iluminación gracias al Grupo ICE: la iglesia, el parque y la radial. Estas obras fueron posibles luego de que la empresa, municipalidad local y asociaciones de desarrollo establecieran acuerdos conjuntos.
La iluminación forma parte de un conjunto de proyectos que el Grupo ICE promueve para mejorar la infraestructura comunal y facilitar el acceso a las tecnologías entre ciudadanos de todos los sectores y condiciones económicas del país.
En una distancia aproximada de 2 kilómetros, se instalaron 150 luces blancas con una potencia lumínica de 150 Watts. Estos faros complementan la remodelación de la radial de Palmares y un nuevo bulevar que une el templo católico con el parque.
Además, gracias a la tecnología Wi-fi, sus vecinos y visitantes pueden utilizar el servicio de internet inalámbrico en el parque. De esta manera, quienes tengan interés en conectarse mediante sus teléfonos móviles, portátiles u otros dispositivos, pueden disfrutar de una cobertura de hasta 300 metros a la redonda.
Durante el acto inaugural, el Grupo ICE firmó otro convenio con el ayuntamiento para desarrollar otras obras de iluminación y embellecimiento en el parque y sus instalaciones deportivas.

Parque Simón Ruiz

El parque municipal de Palmares sufrió cambios, principalmente en las entradas. La instalación de adoquines da otro aspecto a este sitio que también es refugio de cuatro osos perezosos, más de cien ardillas y decenas de iguanas, las cuales deleitan la vista de curiosos y visitantes.par
Parque de Palmares

Cancha de fútbol

Fortalecer la actividad recreativa de los jóvenes es una de las tareas del ayuntamiento. Es así, que la cancha de fútbol en Calle Brujos ya cuenta con iluminación.
Otras obras como la Casa Municipal para el Arte y la Cultura, el recarpeteo del casco central y barrio Santa Fe, así como las mejoras en el parque y la construcción del bulevar, fueron inauguradas por cientos de niños y adultos el 11 de setiembre del año anterior.

Con música de las bandas de Palmares y San José, así como con bailes típicos, los palmareños disfrutaron de una velada artística que se llevó los aplausos de unas 2000 mil personas, aglutinadas en los alrededores parque.

Las obras son tributo al esfuerzo y al empeño de muchas personas que desean dar un giro hacia una ciudad moderna y amigable con el ambiente.
En este esfuerzo se han invertido más de ¢300 millones pero que sin duda valen la pena, pues se apuesta por dejar obras que sirvan a todos las edades y que cautiven a los visitantes de otras zonas.

bul Bulevar de Palmares.

Popularity: 90% [?]

5 Respuestas to “Hace 122 años Palmares fue declarado canton 7”

  1. Reinaldo Castillo dice:

    Felecitaciones al pueblo de Palmares de un palmareño que vive lejos de esta tierra. Muy bonita la historia de la construcción de la iglesia.
    desconocia esta historia.
    Saludos para todos
    Reinaldo Castillo, oriundo de La Granja de Palmares
    Tengo mas de 30 años viviendo en Maracaibo, Venezuela, pero siempre añoro mi pueble de Palmares.

  2. es muy linda la esta historia de Palmares yo vivo ahiy la lei y me sorprendi de las historia porque yo apenas tengo 10 años de vida
    entonces lo supe

  3. es muy linda la esta historia de Palmares yo vivo ahi la lei y me sorprendi de las historia porque yo apenas tengo 10 años de vida
    entonces lo supe

  4. sugey varela barquero dice:

    hola estos documentales que se hacen son importantes porque en la realidad se ha dejado de lado que nuestras pequeñas geñeraciones conozcan quienes y como se formo nuestro canton. Creo que se deberia poner un poco mas de enfasis en esto porque se esta perdiendo un poco nuestra cultura. los felicito. y esta informacion le va a servir a mi hija para un trabajo que le pusieron en el colegio de palmares, sobre el canton. los felicito-.