Recorriendo el quinto cerro

Publicado por eloccidente En noviembre - 30 - 2010

Recorriendo el quinto cerro:
EL PASEO FAVORITO DE NUESTROS ABUELOS
Por: Paul Brenes Cambronero
Hace cien años, cuando nuestros abuelos y abuelas buscaban entretenimiento, lo encontraban con facilidad. Eso no sucedía encendiendo un televisor o cualquier aparato electrónico de los que hoy en día abundan en todas las casas, pues en aquella dorada época, amén de que no existía la tecnología que hoy nos entretiene en casa, era la interacción social y muchas veces las actividades al aire libre, los que permitían el esparcimiento sano y constante. Podemos entender entonces, porqué el estrés, las libras de más, el colesterol y otros males tan comunes en nuestros días, no eran en aquel entonces ni siquiera palabras de uso normal en el vocabulario de nuestros ancestros.
La sociedad ramonense del siglo pasado, era una sociedad de mucha interacción; en ella se valoraba ante todo, las actividades de corte colectivo y eso le daba un inmenso valor a dichos actos. La gente se la pasaba pendiente del encuentro con sus amigos, ya fuera en los sonados y hermosos bailes del 19 de enero, fecha de la fundación de San Ramón, o en el baile del día de San Ramón, ya fuera en el tradicional paseo del 19 de enero al Cerro del Tremedal, a los playones del río Barranca o al famoso Quinto Cerro.
Para esas actividades la colectividad se preparaba con muchos días de anticipación, los caballeros caminaban varios kilómetros sin inmutarse, dentro de sus elegantes trajes enteros, cargando las canastas con la comida que luego sería degustada en el sitio elegido. Las damas también caminaban elegantemente vestidas, y eran infaltables compañeros de viaje el acordeón, las mandolinas, los violines y las guitarras. Nunca faltaban las tradicionales melcochitas ramonenses, las mismas que comemos el 7 de diciembre en nuestra hermosa tradición.

Cada paseo era una fiesta que luego se comentaba profusamente en los periódicos de la época; por largos días era el tema favorito de conversación y luego se empezaba a organizar el siguiente.

El viaje al Quinto Cerro era de las actividades colectivas que más agradaban a los abuelos y a las abuelas; se trataba de una larga caminata que arrancaba en la cumbre del Cerro del Tremedal, recorriendo por la parte alta de los cerros que se enfilan hacia el oeste hasta llegar al llamado Quinto Cerro, ubicado en lo que conocemos como la entrada a Magallanes, en el distrito de Santiago. Allí, con una vista panorámica de fantasía, se realizaba un sabroso pic nic, y durante varias horas los asistentes cantaban y conversaban con alegría. Fueron días memorables, que no tienen porque perderse en el tiempo; pues este paseo sigue siendo toda una posibilidad para los nietos de aquella gente que sasbía como divertirse.
El pasado 26 de octubre, hicimos ese recorrido y fue una experiencia maravillosa. Recuerdo haber hecho ese viaje, con mis compañeros de sexto grado en el año 1966, pero ignoro si en realidad llegamos hasta el Quinto Cerro, esta vez si puedo dar fe de que estuve en el Quinto Cerro y quiero compartirlo con los lectores de El Occidente.
Resulta que por una iniciativa de dos grandes ramonenses, Miguel Arias Alpízar y Fabián Calvo Zamora, ambientalistas de vocación, dirigentes comunales de trayectoria intachable y personas a las que San Ramón nunca podrá terminar de pagarles la deuda de gratitud y admiración que mantenemos hacia ellos, pudimos hacer este recorrido. Además de estos dos baqueanos de lujo, ambos casi nonagenarios, pero que tienen la vitalidad y el entusiasmo que deseáramos en muchos jóvenes, completaba el cuarteto de viajeros nuestro amigo José Alberto Cambronero Carvajal.
A las nueve de la mañana, en la misma casa de don Miguel, nos reunimos y emprendimos el viaje. Lo iniciamos desde el Quinto Cerro y hacia el Cerro del Tremedal, ruta inversa a la que seguían nuestros antepasados.

Subimos a la cumbre del Quinto Cerro y fuimos testigos de una vista exquisita: por el sur la campiña que alberga a San Rafael y Santiago se postraba a nuestros pies, por el oeste la niebla permitía vislumbrar lo que en otras ocasiones es una vista de lujo, el Golfo de Nicoya y toda la bajura de Esparza. Hacia el norte todo era verde, cerros y más cerros y una panorámica espectacular de San Pedro, Calle Valverde y Cataratas, del distrito de Alfaro, del caserío de Bolívar en el Distrito de Bolívar y a lo lejos las ermitas de Piedades Norte y hasta del distrito de Ángeles. Estando allí, se desea buscar un cómodo asiento y pasar largas horas contemplando esa naturaleza pródiga.
INSERTAR FOTO Nº3

Pie de foto: Vista desde el Quinto Cerro: Calle Valverde en primer plano, y hacia el fondo las montañas de Piedades Sur.

Don Miguel Arias y don Fabián Calvo luchan desde hace cerca de cinco años por construir un sueño, típico de la mente de ambientalistas visionarios y amantes de su pueblo. Ellos quieren que todas estas cumbres se conviertan en una zona protegida para que sigan siendo para siempre un legado que pertenezca a la comunidad. El proyecto lo han presentado en diversas instancias, empezando por la Municipalidad de San Ramón, pero hasta la fecha no se ha concretado. Un grupo de ramonenses nos hemos unido, a instancias de José Alberto Chassoul Monge, para impulsarlo y esperamos que muchos más lo hagan para que pronto les demos a estos dos gamonales la satisfacción de saber que su iniciativa forma parte del patrimonio de todos los ramonenses.

El proyecto de Fabián Calvo y de Miguel Arias constituye una idea, a la que debe dársele prioridad en tiempos en que nuestra ciudad crece aceleradamente y los cerros son urbanizados en forma equivocada, creando serios problemas. De esto hemos visto varios ejemplos.
Si el proyecto se realiza como estos dos ramonenses de cepa lo plantean, será posible para cualquier persona iniciar una caminata desde el Cerro del Tremedal, por las cumbres de estos cerros, disfrutar de diversas áreas de pic nic y presenciar la regeneración de los bosques de la zona. El recorrido se estima en dos horas aproximadamente y estamos seguros de que este paseo se convertirá en el favorito de la familia ramonense.

Popularity: 13% [?]

Los Comentarios están cerrados.