Domingo siete

Publicado por eloccidente En junio - 25 - 2010

Cinco simples mortales se reunieron en las faldas del Olimpo, para, según los dioses, desafiar de la manera más artera a las divinidades que desde allí reinan.
Fue tal el desafío, que uno de los inmortales desató su furia y a golpe de cincel esculpió esa furia en la dura roca, y los pesados fragmentos que se desprendieron por la acción de aquella ira suprema, cayeron sin misericordia sobre aquellos desventurados que osaron traspasar la aureola de gloria que rodeaba al dios.
Los pobres mortales cuyo único pecado fue reunirse y pensar que podían hacer cosas y compartirlas con muchos humanos como ellos, sin pretender con ello subir a la cima del Olimpo y mucho menos desafiar a ninguno de los dioses vivientes, de pronto se vieron envueltos, por esa razón, en la pugna que uno de los todopoderosos mantenía con otra divinidad.
Los párrafos anteriores bien calzan con alguna lectura de la mitología griega, lecturas que se caracterizan por la fantasía y la reverencia con que los antiguos helénicos veían a sus dioses, pero no parecieran tener una aplicación en la realidad que vivimos en este siglo XXI, – no pareciera, pero aún así describen muy bien la arremetida por la prensa que la Comisión de Educación y Cultura de la Municipalidad de San Ramón, ¬-que dicho sea de paso concluyó su período el 30 de abril pasado- ha sufrido de parte de una persona, – el escultor Domingo Ramos- Para algunos que conocieron en solitario su primaria versión de los hechos, pareció escrita con el corazón, pero si la confrontamos con la realidad, es evidente que fue escrita con el hígado.
Primero veamos los hechos:
Desde hace tres años y medio, la Comisión de Educación y Cultura ha venido haciendo al Concejo Municipal una serie de propuestas diversas para reactivar la práctica cultural en el cantón, esas propuestas han ido desde lograr la aprobación de que el 3% del presupuesto municipal se dedicara a la cultura, siempre relegada cuando se habla de presupuesto; la creación de la Escuela de Artes Musicales, con sus casi 500 alumnos, de implementar una editorial que se dedicara a difundir las obras literarias de los ramonenses, o de otros, pero escritas sobre temas ramonenses; de actualizar la Galería de Hijos Predilectos de San Ramón, como una manera de honrar a todos los que crearon este pueblo maravilloso y dotar a las futuras generaciones de información muy valiosa sobre sus raíces; de hacer real, por fin, el famoso boulevard ramonense y muchas otras actividades más.
Feo es que las flores se las compre uno mismo, pero el criterio de muchas personas es que esta comisión no solo trabajó con empeño, con visión, con apego a nuestros más sentidos valores, sino que también presentó propuestas adecuadas para que el pueblo ramonense contara, a partir de su gobierno local con la cristalización de sus sueños culturales. Para finalizar este aspecto, fueron empleadas muchas horas de trabajo voluntario, de esfuerzo nacido en el corazón de ramonenses genuinos cuya única intención era que se hicieran cosas que todos creemos necesarias y… posibles.
No en vano todas las propuestas de la Comisión de Educación y Cultura fueron aprobadas por unanimidad por el Concejo Municipal, no en vano el Concejo dedicó cerca de dos docenas de sesiones para conocer los proyectos y aprobarlos. No es que no hubo oposición, si hubo, y dudas también, pero la contundencia de las propuestas se impuso.
Siempre he dicho: “Cómo dice Domingo Ramos que decía don Quijote: cuando uno empieza una cosa, ya está hecha la mitad”, porque eso me dijo Domingo una vez y me gustó, me pareció muy acertado, sobretodo porque coincide con el pensamiento de los que estuvimos en la comisión, o sea, aquí se trata de hacer, así que, hagamos.
No es solo el boulevard, es mucho más que eso, pero empecemos por el Boulevard que es el motivo del injusto exabrupto que don Domingo Ramos nos regala en el edición Nº 135 del El Occidente, en dos artículos, que parecieran aislados, pero que no, de ninguna manera están aislados. Si los lectores no los leyeron, les pedimos hacerlo y se darán cuenta que tienen un hilo común: la malquerencia que muestra don Domingo, ramonense y gloria de la escultura nacional por otro escultor ramonense que ha llenado de gloria las artes nacionales: Ólger Villegas Cruz. No sabemos las razones ni desde cuando viene eso, pero no nos interesa, nosotros trabajamos con base en razones objetivas y con la mira puesta en San Ramón, aparte de eso, nada.
El proyecto del Boulevard lo planteó en 1966, un gran ramonense: Trino Zamora Jiménez, diputado para entonces, sin embargo en artículos escritos por Eliseo Gamboa Villalobos en las décadas de los 40’s y de los 50’s, don Eliseo habla y propone el proyecto. Lo curioso de esto es que así somos los ramonenses cuando se trata de hacer más grande a su pueblo, una idea la tiene alguien, y treinta años después a otro se le ocurre que eso sería bueno, así que si fue Eliseo, si fue don Trino, si fue Domingo Ramos o algún otro, ¡qué bueno!, porque eso perpetúa ese espíritu progresista y visionario de los ramonenses de “todos los tiempos”.
Resumamos, ya se habló en 1940, en 1950, en 1966, en 1980, entre otras tantas veces, entonces se trata de lo que dice Domingo que dice don Quijote de la Mancha: se trata de empezarlo. Así fue como empezamos.
Lo primero es lo primero: no hay plata, así que sin presupuesto hay que hacer cosas que posibiliten que nos den plata para hacer más cosas. Por eso empezamos por plasmar la idea en el papel. Muchas reuniones para definir en que consiste el proyecto y dijimos: no se trata de un mero espacio peatonal, sino de un sitio en donde se refleje nuestro bagaje histórico y cultural, en donde se conozca nuestra historia y se señale el camino hacia el futuro, un sitio en el que los y las ramonenses, caminen, se sienten, conversen, pinten, esculpan, hagan poemas. Segundo punto ¿cómo lo hacemos?.
Si no hay plata, si la Municipalidad no tiene recursos humanos, busquemos a un voluntario y pensamos en Jorge Castro Villegas, no porque lleva el mismo apellido de una de los miembros de la comisión, pensamos en él porque es ramonense de verdad, aunque su trabajo lo hizo irse a vivir a San José, como a muchos otros que demuestran con frecuencia que no por vivir allá, no tienen su corazón en su pueblo. Es de los que no se pierden la Entrada de los Santos y de los que se vienen a su pueblo cada vez que pueden. Además, dijimos es arquitecto paisajista, es un reconocido pintor, fotógrafo, poeta, además es escultor aunque no venda sus esculturas, en fin, es un artista completo que conoce la historia ramonense y para colmos se ofreció a trabajar GRATIS. La confabulación política evidentemente no empieza aquí. La fórmula matemática no da, como decíamos en el colegio.
Con el Arq. Villegas empezamos a trabajar, viene desde San José poniendo su carro y la gasolina, los materiales de dibujo, las láminas, el papel y nunca le hemos invitado siquiera una taza de café. Sin él, no se hubiera podido empezar a trabajar.
Luego vino su propuesta preliminar, que comprende los primeros cien metros, entre la parroquia y el parque y planteó una bella fuente con una plaza espectacular, con espacio para esculturas, poemas, placas y diversos tipos de homenajes, para que a través de los años se colocara allí la obra de todos los artistas ramonenses sin ningún distingo. Entonces en la comisión entendimos que siendo un sitio que representa lo que somos, debía empezarse con algo que simbolizara los que somos los ramonenses y concluimos que la definición que más nos refleja, es la de “La tierra de los poetas” y de allí pasamos a creer que había que plasmar ese símbolo en términos artísticos.
Por esa razón se pensó en una escultura que represente a los cuatro poetas clásicos de San Ramón, (Lisímaco, Carlomagno, Félix Ángel y Rafael Estrada). Léase correctamente: no son cuatro esculturas, es solo una que se refiere a cuatro personas. Eso sería como decir que La Pietá, de Miguel Ángel son dos esculturas, cuando es una sola. A nadie se le ocurrió que Miguel Ángel debía esculpir a la madre y que luego se le injertara la escultura de su hijo, hecha por otro escultor o escultora. Así no sirve.
También pensamos: Tenemos dos escultores de renombre en San Ramón, Ólger Villegas Cruz, (que no es familiar del arquitecto) y Domingo Ramos Araya. Para nadie es un secreto que Ólger Villegas es considerado un maestro en la escultura figurativa, que además, no tiene en San Ramón una obra pública de relevancia, y que a sus 74 años de edad es hora de que legue a las futuras generaciones una muestra de su talento. A través de los años, dígase lo que se diga, ha sido una persona que ha hecho ricos aportes al quehacer cultural y artístico ramonense. A sus once años de edad esculpió y regaló el busto de Lisímaco Chavarría que adorna el vestíbulo de la Escuela Jorge Washington, luego creó el escudo de San Ramón y ha sido colaborador de cuanto ramonense escribe un libro, por lo que las portadas de Carlomagno Araya y muchos otros escritores ramonenses fueron ilustradas por él. Como político, solo sabemos que no quiere nada con la política y como su pasado mariachi no tiene nada que ver con los regidores del PAC y del PLN que eran los que había en la Municipalidad, no veo como es que se consideró a Ólger para esta única escultura, por razones políticas.
Entonces, mientras la Comisión de Cultura se reunía cada miércoles y presentaba propuestas constantemente de diversos temas al Concejo Municipal; mientras organizaba docenas de actividades a la vista de cientos de invitados a quienes se explicaba los planes, no entendemos en que momento fue que surgió la confabulación política que hace que don Domingo se sienta traicionado; coincidentemente con los días en que, se dio la dolorosa muerte de su madre, en la que lo acompañamos de corazón y le mostramos el cariño y la solidaridad, no solo a él sino también a su familia. Además, considérese que uno de los regidores municipales, que fue testigo de toda la labor desarrollada por la comisión durante tres años y medio, y que votó favorablemente los proyectos, es su primo hermano y persona de su entera confianza. No dudamos de que si hubiera habido algo podrido en Dinamarca, le hubiera avisado.
Así que, si al Concejo Municipal le llegó “un paquete” como dice don Domingo, seguramente se refiere al paquete de 14 proyectos que fueron aprobados, sesión tras sesión a petición de la Comisión de Educación y Cultura.
En actas Municipales consta que Domingo Ramos se presentó a una sesión del concejo y planteó un proyecto de “Jardín Escultórico”. Esto sucedió en octubre de 2008. Para esa fecha la comisión tenía meses de trabajar en el desarrollo de sus 14 propuestas. El plan que presentó Domingo fue aprobado y él mismo manifestó que sería desarrollado durante 2009. Básicamente se trataba de llevar a un mayor nivel la notable labor que don Domingo y el grupo Proyección Escultórica Ramonense han desarrollado durante seis años en el parque de San Ramón, para las fiestas patronales, cuando grupos de escultores llevan a cabo su labor en una hermosa interrelación con el público que se acerca a ver y a aprender. Su planteamiento era que él podía convocar a diferentes escultores de diferentes países, para que vinieran a San Ramón y aquí dejaran la obra que harían ante el público, así se construiría el Jardín Escultórico.
Siempre nos pareció que este Jardín Escultórico debía contar con todo el apoyo de la Municipalidad, pues era el complemento perfecto para el proyecto de Boulevard, por esa razón nos sumamos con entusiasmo al trabajo de organización de los simposios del mes de agosto. La Comisión de Educación y Cultura recibía de parte de PER el presupuesto para poder hacer su labor y la Municipalidad se esforzaba por dotar la actividad de los recursos que la hicieran posible. El Concejo Municipal y el alcalde siempre se sumaron con entusiasmo.
A esta alturas de 2010, el proyecto de Jardín Escultórico no se ha iniciado y comprendemos que su desarrollo será una labor titánica y que solo una figura de la talla de Domingo Ramos, con su capacidad y poder de convocatoria puede hacerlo realidad, pero eso no quiere decir que el proyecto del Boulevard desplazó a don Domingo ni a ningún otro escultor ramonense, al contrario, les abrió espacio a muchas generaciones de artistas ramonenses para que muestren su obra. Meses atrás le sugerimos a don Domingo que tomara para su proyecto la arboleda que se encuentra al costado sur de los Tribunales de Justicia, que es un área de trescientos metros de longitud. El proyecto de Boulevard en su etapa final abarcará desde el hospital hasta los tribunales, por lo que este jardín no solo sería espacialmente posible de inmediato, sino que es un lugar adecuado, de gran belleza escénica. A pesar de que manifestó que le gustaba la idea, no hubo acciones concretas.
En agosto pasado, antes del simposio que se llevó a cabo con la participación de 8 escultoras, le sugerimos al grupo PER, que preside don Domingo, iniciar el proyecto, reservando algunas de las esculturas que de ese simposio resultarían. Lo sugerimos conscientes de que ese proyecto es impulsado por el maestro Ramos, pero en el cual hay un fuerte ingrediente económico que aportan la municipalidad y el pueblo de San Ramón. Por razones diversas eso no fue considerado.
Para terminar esta larga explicación: no hay aquí persecución política, porque muchos de los potenciales persecutores hemos estado en la misma trinchera que don Domingo y combatiendo las mismas situaciones que él combatió, no hubo paquete, no hubo traición, no hubo confabulación y, algo importante: el artículo 131 del Reglamento a la Ley de Contratación Administrativa establece que, tratándose de obras de arte no se requiere de una licitación pública, de manera que nadie ignora, ni se brincó la ley.
Lo que si ha habido es falta de comunicación, pero de eso nos pueden acusar también muchos ramonenses que no saben que estos proyectos se están planteando, ¿como hacemos para avisarles a todos?. Casualmente la ira de don Domingo se desata a partir de la publicitación del proyecto en el periódico. ¿Entonces?. El proyecto de Boulevard no excluye a nadie, es más bien una oportunidad para muchos, no descarta el jardín escultórico, más bien lo complementa.
Por eso don Domingo, esperamos que reflexione, nadie lo excluye de su propio pueblo, todos nosotros estamos orgullosos de sus logros, admiramos su obra y nos hemos preciado de su amistad, pero eso no significa que se le confiere a usted la infabilibidad del Papa, usted se puede equivocar; y en esta ocasión, se equivocó, porque no tuvo la serenidad de pensar en que hasta pudimos equivocarnos, pero de buena fe. Eso es lo mínimo que podemos esperar de un amigo.
Para finalizar es menester decirle: no nos sentimos atrapados por tentáculos de ningún tipo, ni estamos inmersos en el vaivén político, ni menos aún, aceptaremos los epítetos que resultan insultantes al dejar entrever que fuimos “manipulados por los recalcitrantes politiqueros”. Hablar de “forma poco ética y varonil” para quienes solo tratamos de hacer una labor voluntaria, revela el resentimiento y reacción hepática de quien con la vista nublada cae en la inquina, dejando de lado la contribución que él mismo dice que hemos aportado algunos de nosotros para con el Grupo PER, desde esta misma Comisión.
Se siente excluido don Domingo en un proyecto que es apenas eso, un proyecto en proceso al cual falta dotar de los recursos presupuestarios, falta mucho trabajo por hacer, faltan detalles que afinar. Hay cabida para quien quiere formar parte del mismo, a la fecha se está recibiendo la contribución gratuita de valiosos profesionales arquitectos en el diseño del anteproyecto y concreción del mismo.
Nos atribuye otra función don Domingo; no tenemos nosotros ni nadie la facultad para excluirlo de su propio pueblo en un acto mezquino, ni menos “encapuchados en la capa del poder político”. Tenemos la conciencia tranquila y la frente en alto, como para ocultarnos detrás de capucha alguna. No somos nosotros esa clase de personas que necesitan esconderse para hacer una labor humilde en pro de la comunidad ramonense, en beneficio de la cultura de nuestro querido Cantón.
Lamentamos mucho el deceso de la madre del Sr. Ramos, por lo cual expresamos en su momento nuestras condolencias, pero más lamentamos que su sentimiento lo lleve a poner ese hecho en la balanza de su consideración junto a este asunto terreno de carácter profesional.
Le hicimos una cordial invitación para que aceptara sostener una franca conversación en torno a este tema, antes de vernos motivados a dar esta respuesta a su artículo publicado en la edición anterior de este mismo periódico, y no es nuestro propósito continuar saliendo a este u otros medios, ya que nuestra labor en la Comisión ha finalizado. Ahora serán otros quienes tomen la bandera de la cultura, la educación y el progreso urbano del San Ramón al que todos queremos. No nos mueve el fin de pasar a la historia, pero tampoco nos satisface ver nuestros nombres en un medio de prensa, cuestionando nuestro accionar personal y el de nuestras familias. Sobra decir que no fue posible contar con la presencia del escultor ramonense.
Ojalá también que quienes asumieron la función municipal en este mes, den continuidad al proyecto de Paseo Peatonal que permita no solo “recuperar” el parque y alrededores para que nuestras familias tengan un sitio seguro, de respeto y gocen del entorno en una ciudad que está creciendo aceleradamente y demanda de espacios abiertos para el sano esparcimiento y disfrute común. Asimismo, esperamos que complementen dicho Paseo Peatonal con el proyecto que alude el Sr. Ramos de un Jardín Escultórico, que lo haga regresar a su querido pueblo y con la donación de alguna de las obras que él y su grupo han elaborado en los simposios públicos en el Parque Alberto Manuel Brenes, con el apoyo de la Municipalidad y personas altruistas, y así marquen la pauta del mismo.

*: Respuesta de la Comisión de Educación y Cultura de la Municipalidad de San Ramón al artículo “El Boulevard Ramonense” del señor Domingo Ramos Araya en la edición Nº 153 de el periódico El Occidente.
NOTA: En la reunión pactada para discutir este asunto con el señor Ramos, al que no pudimos convencer de reunirse con nosotros, no asistió además, por razones de fuerza mayor, la señora Ana Cecilia Villegas Benavides, razón por la que no consignamos su nombre como suscribiente.
Ana Virginia Valenciano Chaves
Paul Brenes Cambronero
José Alberto Cambronero Carvajal
Félix Montero Umaña

Popularity: 13% [?]

SAN RAMÓN: Cuna del Arte y la Cultura

Publicado por admin En mayo - 26 - 2009

Domingo RamosDomingo Ramos A.
dramosa13@yahoo.es

San Ramón es un pueblo reconocido por su apego al arte y la cultura, lo cual se debe a la labor tesonera de muchos hombres y mujeres que, con mucha visión, supieron plantar la semilla del progreso, al lado de las tradiciones que fortalecen las raíces históricas y culturales de este pueblo.

Los ramonenses de hoy somos herederos de grandes poetas, pensadores, ilustres maestros, políticos y científicos, cuyo legado cultural nos distingue de otros cantones del país. Hemos venido recogiendo y disfrutando el sembradío de los abuelos. Pero ha llegado el momento de remover los surcos y plantar la vid y el olivo que sean el vino y la gloria de las futuras generaciones.
Lea el resto del Artículo »

Popularity: 58% [?]